viernes, 13 de enero de 2012

La vida a través de una galleta con mermelada.

Leer escuchando: Arcade Fire - The suburbs 


Hoy mientras comía galletas de soda con mermelada y mantequilla me senté a pensar de que se trataba mi realidad hoy día (gracias Tio Luis) y de la forma más sencilla para responder dicho cuestionamiento observé con la ventana cerrada como una mariposa posaba sus alas sin pedir permiso, demostrandome sin saberlo que independientemente de todos los gusanos que conforman el "planeta" en el ke vivo algunos están dispuestos a compartir el colorido de esas alas que los diferencian del resto.
Tenía la opción de quejarme nuevamente sobre lo que no me gusta del clima y de las provincias o valorar ese verde que se niega a morir entre el cemento que sepulta horizontes o los desaparece de nuestra vida de manera momentánea.

Y es así como recapitulando después de la crisis, puedo sentarme serena frente a una que otra melodía de ese Elvis que nunca me perteneció pero del que hago alarde de cierta manera un poco anacrónica y egoista.
Si, después de todo el cerebro no se salió de su centro gravitacional y se abren nuevas posibilidades para hacer bien las cosas, limando asperezas inexistentes entre aquellos lazos de sangre que aunque parecen tan lejanos siempre nos han querido a su manera y demostrado su apoyo de forma telepática.

Esta es la vida a los 27, experiencia, rapidez para hacer las cosas,  responsabilidades, sentirse orgulloso de que la casa no se caiga mientras estas a cargo, mariposas en la ventana de la puerta, sonrisas caninas y lambetazos 'irracionales', saludos de mano después de horas de entrenamiento en la cocina junto a una bolsa de concentrado para 'animales', caminar, dejar de temer al sol por curtirnos la piel cuando está al descubierto, trabajo, opciones, recuerdos, cicatrices, proyectos, post its en la nevera, antivirus corriendo en los computadores, distracciones que hacen que pierda el hilo y la escritura de este post dure mas de lo planeado, conversciones a través de la distancia gracias a las herramientas cibernéticas de nuestro tiempo, reencuentros con amigos, y el dejar de lado otros que en este momento no comparten el camino.

Por ahora caminar con calma sin perder de vista lo que queremos sea nuestra prioridad en un 'de hoy en adelante'


2 comentarios:

Elale du Rock dijo...

entrada dulce, como una galleta maría con cajeta. He de confesar que nunca he probado galletas de soda con mantequilla y mermelada)

Anónimo dijo...

One day...one sweet day I'll hear your voice again with no regrets and just a smile...