viernes, 30 de diciembre de 2011

Año Viejo 2011

Leer escuchando:

CONOR OBERST & THE MYSTIC VALLEY BAND : Big Black Nothing



Board up the windows Unplug the phone Make it look like Nobody's home I was scared But so prepared for the worst, yeah for the worst 



Se acaba un año en el que estuve dormida,
donde tuve que aprender que el olvido es pan de cada día en muchas cabezas,
y donde el tiempo se apiada cada vez menos de estos adolescentes tardíos que me acompañan,
aprendí a mentir para hacer sentir bien a una que otra persona, para luego tener que lidiar con sus reclamos tontos como si tuvieran derechos de exigir sobre las cosas dichas, sobre esas mentiras.
Dejé de lado proyectos importantes, y con el tintero a medio llenar me olvidé de la persona que quería llegar a ser durante estos doce meses.
Fingí que no me importaban muchas situaciones que el azar me tenía preparadas, así como también fingí estar bien cuando solo sentía ganas de salir corriendo para despedirme de todo lo que saludé en un principio pensando que lo extrañaba.
Sentí asco, miedo, cansancio...pero antes de caerme de la cuerda floja pensé en todas aquellas personas que no hubiera conocido si no hubiera regresado, y son ellas las que hacen que a la final mi balance no sea tan paupérrimo y negativo.
Aprendí que aún hay niños de doce años que transpiran inocencia, y que debía ser responsable sobre los conocimientos que 'debía impartir', grité ante la impotencia de no ver mis clases tan fructiferas como en mis sueños, pero también reí a carcajadas por las ocurrencia de los que se atrevieron a cobijarse con el manto de ser mis estudiantes, aprendí con ellos sobre cuestiones academicas y personales, fui confidente de las experiencias de muchos asi como tambien me atreví a compartir mas de un secreto personal, me sentí útil gracias a aquellos seres que van caminando por la juventud sin reparos, dejando de lado la pereza de madrugar los sabados en la mañana y de ir a lugares donde el sol inclemente se burlaba mientas besaba mi mejilla.
Por todos esos nombres que aún recuerdo de memoria valió la pena este 2011 que por fin dice adiós, para abrir otras puertas de las que quiero salgan todos esos monstruos para unirse a la fiesta de la continuación de la vida.
Donde espero reirme de todo por lo que lloré este año, donde pueda saltar de emoción y tenga que mantener mi corazón dentro del pecho para poder continuar con otra vuelta al rededor del sol.
Ahora no tengo nieve,no tengo viento ni otoño, no tengo cosas de las que me adueñe en corto tiempo, pero aún me quedan esos proyectos inconclusos, que haciendo apología de nuevo a ese Robinson Crusoe de mi niñez, me llevarán de nuevo a esos lugares reconditos donde puedo ser facilmente yo, donde pueda irme de nuevo sin despedirme para volver sin saludar, donde reafirmo que ese ir y venir en mi vida no es tan aleatorio sino que hace parte de mi cotidianidad.
Sin ir mas lejos ni enumerar propósitos, espero ser capaz de cumplir los que anoto en mi agenda mental,
entre los cuales está olvidar que no me importa que ciertas personas me recuerden, o que en su defecto me olviden, donde la preparación intelectual que tanta falta me hace, haga de nuevo parte de mi 'cada día'.
Aqui no se han hecho promesas, no se vale ningún reclamo porque no he dicho que esperen algo de mi...asi que cualquier situación que se les parezca no es más que fruto de su imaginación.
Y por lo menos yo, tengo demasiadas cosas en que ocuparme por ahora - ya que se corre el riesgo de fin del mundo en el 2012- como para pensar en los demás.

martes, 20 de diciembre de 2011

Final final...

Yo ya recibí mis regalos de navidad, sabes?
En mi casa la gente se regala cosas sin motivos, le dicen a uno, tome esto le gusta? cógalo, lo ví y pensé  en usted...y yo feliz de que me regalen cositas :)
Eso si, no se peude negar que para mi madre y mi hermano es uan fecha especial para compartir, excusa para pensar en la cena bonita y en las lucecitas que ponen con mi papá y las cosas que adornan, no porque estén enajenados con esta fecha inventada por el capitalismo rampante y no se que más argumentos que no vienen al caso. NO!, ellos la celebran porque la disfrutan, porque se alegran no de que Jesus haya o no venido ni nada de eso, sino porque se acaba el año y todos seguimos juntos, queriendonos, aguantandonos las locuras mutuamente...aún cuando yo no colaboro con los pesebres, las novenas, los moñitos, etc.
Y si, hace dos años no estaba cerca de mi familia, extrañaba la euforía, la excusa  para tomar unas cervezas con los "amigos", para levantarse tarde, para no hacer nada, para reencontrarse con las personas que viajan a visitar a sus familias y que coinciden como vecinos nuestros, o simplemente "amigos" que uno vuelve y se encuentra en la calle.
Este año me enseñó a decir adiós, me enseño a darme cuenta que el mundo no se acaba hoy, me enseñó que tengo que aprender a aceptar que de nada sirve que eche cuentos que luego no aplico para estar quejandome de lo que se queja la gente a la que le echo mis cuentos para que nose deprima.
Este año me alejo de muchas cosas que quería, pero donde tuve yo el libre albedrío de elegir esos alejamientos, me enseñó la importancia de aprender y de enseñar, me demostró que mi paciencia es poca y que debo mejorar eso, o la baja tolerancia a la frustración de la cual también soy victima por elección propia me joderá más años. También aprendí a reconocer porque disfruto de la soledad, de mi música y mis libros, aunque sean cosas que se repoiten año tras año, son cosas que siguen presentes en mi vida.
Aprendí que se deben tomar decisiones, y que cuando elegimos caminos, elegimos decir adiós a personas que sabemos no habrán elegido el mismo, y nos preguntamos de vez en cuando con nostalgia, qué habría sido de mi, si....? y con esa triste sentencia seguimos adelante, construyendo el camino por el cual paso a paso avanzamos, hacia un lugar que la verdad en estos momentos como que no me importa mucho.
Por ahora puedo decir que el cubo de Rubik es interesante para perder o "invertir" tu tiempo en algunas tardes de ocio.
Que se deben recomponer los buenos hábitos de lectura de los que alguna vez hice alarde.
Que aunque hay gente que me cae mejor que otra, todos tenemos derecho a un poquito de oxígeno mientras compartamos la atmósfera.
Superar heridas profundas, ver el frasquito de Chanel No 5 a la mitad, apariencias fisicas diferentes, más discos por escuchar y más películas para ver, más tertulias en las que participar, más atreverse al mundo de fuera, más dejar de subestimar todos los lugares con tamaño menor a las ciudades favoritas. Más montaña, más naturaleza, mas dejar los prejuicios a un lado, más dejar la pereza a un lado y enfrentar los retos fisicos que mi mente exige, más sonrisas y menos dramas, más dejar de decirle a todo el mundo lo que pienso, más aprender a tragarme las cosas, más desapego hacia lo material y hacia la necesidad cibernética de conexión, más estudiar y practicar idiomas, más cumplir retos personales que posponer metas pasadas. Menos lágrimas por quien no te recuerda, más abrazos para la gente que nos regala sonrisas.
Mañana ese aire denso me ayudará a despejar más dudas, y a fortalecer cada paso que se de hacia adelante.

Solo yo entiendo este soliloquio :P

Chil out everybody, it's just life.

p.d: Se publica sin revisión ortográfica o gramatical.