martes, 13 de septiembre de 2011

Say no more!

El silencio se apoderó poco a poco de mi mente y cuerpo...
me dejó mirando por la ventana, mientras la lluvia se hacia hielo y el reloj marcaba impasible los segundos...
me fui sin lágrimas ni despedidas de esas que rompen el alma,
me despedi de mi pasado cercano sin decir adios, sin decir hasta pronto, con una sonrisa fingida
amarrada a un 'tal vez te cruces en mi camino de nuevo alguna vez'...cerré la puerta y pretendí que nada me importó... mientras me ahogaba en el desconcierto que produce la incertidumbre de aquella llamada que sabemos no llegará, pero que esperamos para que nos redima, esa que nos devolvería al mundo de los que creen en la esperanza...esa en la cual ya no creemos.
Cerré los ojos por un minuto para pensar en cada segundo de esta vida prestada, para degustar esa alegria efimera que le dió tanto impulso a mi corazón de juguete por unos meses, y aunque una despedida sin protagonistas es mejor que una novela mejicana protagonizada por actores de medio pelo, debo decir que mi historia se arruinó..la arruiné con las palabras.

1 comentario:

Isra dijo...

"una despedida sin protagonistas es mejor que una novela mejicana protagonizada por actores de medio pelo"

Ahí queda...
Grande.

Salud!