jueves, 18 de agosto de 2011

Reminiscencias de una noche de Verano agonizante!

Fue un día especial,
se levantó temprano en la madrugada para cerciorarse que cada detalle estuviera listo,
usó su falda nueva, su camisa nueva, su chaketa nueva, cada infimo vestigio de descuido podría resultar fatal en un momento tan importante,
Revisó mil y un veces el bolso donde guardaba la entrada para aquella fiesta, la esperó con muchas ansias, incluso años antes de entender que aquel evento era importante para ella, revisaba por si su inconsciente la engañaba, quería estar 100% segura que tenía el tiquete necesario para ese momentico de felicidad que siempre había querido experimentar.
Su cabello semilaceo caía en sus hombros de una forma bonita y  libre, no quiso arreglos florales ya que se vería recargada, quería ser bella y simple para la noche, para su noche...La noche a la que pertenecían tambien sus zapatillas de princesa dorada...su toque final, aquellas zapatillas de cristal con las que haría su entrada triunfal, aquellas que recibieron elogios de todos los comensales de la reunion que se atrevieron a hacer algún comentario.
Aquella espera de 9 horas valió la pena, valió todos  y cada uno de los minutos esperados en aquel inclemente sol del verano convaleciente de la ciudad de los vientos, valió cada uno de los cigarros marchitos junto a la puerta de aquel salón, valió por ese eco que se produjo cuando en medio de la pista de baile supo que desde tan lejos era la primera mujer en pisar aquel lugar que algunos meses atras podría no haber sido mas que un deseo de esos que se oxidan junto a las cajitas metalicas en los que se guardan. Valió cada gota de aire que fue robada por la histeria colectiva de los demas participantes de aquel festín, porque fue princesa por una noche, esa noche de Agosto en que todos los ruidos de las calles cesaron para que al son de una melodía Angelical, el susurrara a su oido, "you are more than welcome here"....Se sintió alguien, no algo, se sintió ella, pequeña, frágil, bella, cobijada por un manto dorado de energía ancestral que le permitió dejar atras sus prejuicios para untarse del sudor desaforado de quienes danzaban junto a ella...nadie podría aplacar su brillo ni borrarle la sonrisa, esa sonrisa expectante de quien nunca encuentra satisfacción pero que en un día que podria ser ordinario para cualquiera  encontraba la mirada de su principe en medio de la multitud enardecida por el sabor y el sonido del rock and roll en su maxima expresión....
Se acercaban las doce de la noche, y sabía como buena cenicienta que su tiempo concluía, se dejó seducir por las manos de aquel principe  cualquiera, no le importó negarse a recibir al rey de reyes en su aposento....su felicidad la construían detalles simples; detalles como aquel beso inesperado de aquel principe sin memoria que lo valía todo...
Aquel día, el único en que logró ser la princesa que siempre había querido... tocó mas que solo el cielo con las manos...tocó la tierra, la lluvia, el sudor, el hambre, tocó la multitud y los campos desolados, tocó el peligro, toco el amor y el dolor, tocó la vida, tocó la suya, tocó el pasado, el presente y el futuro, tocó el silencio...tocó el recuerdo y el olvido, tocó la existencia de la nada y del todo que se ausenta, tocó el sonido y la luz, tocó la rabia, tocó incluso por un instante a la propia muerte..Aquel día FUE....y no ha logrado volver a SERLO.
Lo unico ke la acongoja de aquel recuerdo es encontrar que fuera del reino de su cuento de Hadas, aquellas zapatillas doradas que la hicieron tan feliz o la acompañaron mientras lo era no son mas que los zapatos de un Payaso que no sabe hacer reir

No hay comentarios: