lunes, 24 de enero de 2011

Se es inocente hasta que se demuestre lo contrario

Cuántas veces debemos mentirnos a nosotros mismos para no hacer de cada día una continua lucha con nuestro cerebro?

Yo lo hago, lo vengo haciendo desde que tengo creo que once años, de mentirme tanto al punto de construir un mundo con base en las mentiras que me digo.  Aclaro que no son mentiras donde terceras personas se involucran, no son mentiras acerca de información erronea sobre a dónde voy o con quién voy, ya que después de determinada edad, esa información que solo viene siendo importante para nuestros padres, deja de ser de su incumbencia para que solo a nosotros nos importe a dónde diablos vamos, con quién y a qué

Aún asi las mentiras de las que hablo pueden parecer inocuas para los pocos allegados que tengo, por lo menos asi lo veo, pero en lo que a mi respecta no lo son, son mentiras que hacen que tome decisiones que quizas en el fondo no son las que quiero, pero que son las que debo tomar para que la mentira que me inventé en mi cabeza acerca de quien soy pueda seguir manteniendome viva! O diríase  mas bien para que la vida que vivo tenga sentido, porque para empezar de nuevo tendría que cambiarme hasta el nombre y en medio de mis conflictos amo mi nombre y no podría imaginarme teniendo otro.

Entonces esa mentira autoinventada puede terminar siendo la unica verdad, porque se anulan todos los demas pensamientos que la ponen en duda, y entonces  ya no se  en que mundo es en el que vivo, ni cuales eran esos propósitos que me hacian soñar cuando pequeña, porque los cambié por una mentira que terminó convirtiendose en mi unica verdad y la verdad ya ni siquiera es recordada mas que como un sueño de esos que a veces tengo  pero que justo cuando los quiero compartir con alguien se me olvidan.


Me pregunto que de mi verdad aún puedo rescatar, que de mi verdadero yo sigue siendo lo suficientemente fuerte para renunciar a mi mentira presente, si vale la pena o no arriesgarlo todo por volver a sentir que si hay un camino de regreso, o si mi vida ya se arraigó tanto a mis mentiras que ya no vale la pena sikiera intentar escudriñar en mi pasado...en mis pensamientos pasados, en mis papeles viejos guardados en cajas olvidadas.

Mi mentira actual me satisface hoy, pero no se si será la suficientemente fuerte como para convertirse en mi verdad, o aquellos fantasmas innombrables seguirán atormentandome hasta el día que mi mente deje de producir sinapsis...quizas no deba pensar en eso y seguir como hasta hoy, y conformarme con el recuerdo de una mirada desde la acera del frente, donde yo soy la única que siente la necesidad de gritar pero que por el bien de lo presente decide guardar silencio....el silencio de los culpables.

1 comentario:

Anónimo dijo...

...A mi tambien me encanta tu nombre...Recordar no es malo, lo hemos comprobado varias veces...Tu eres tu! lo que haces, dices y olvidas hacer...
Sabes que Alejandra Botero?

Tienes una mente tan hermosa que me asusta.

...Me gusta lo de "el silencio de los culpables"...

Besos preciosa.

"The Joker"