miércoles, 1 de diciembre de 2010

Diciembre que me jodes las entrañas!

Las fiestas navideñas siempre me causaron problemas..No se cómo ni por qué pero la ansiedad que representaban para mi era incontenible en el sentido negativo, me sentia con rabia, vacía, sola en una forma para nada constructiva, donde no me daban ganas de hacer algo para mi vida, o leer o reflexionar sobre mi mundo, mi año o las promesas que no cumpliria por pereza desde el cercano  1 de Enero...aunque tampoco caí en los extremos de ser el grinch de la familia...Quizas la única vez que exageré la nota fue un 24 de diciembre, cuando tenía unos 19 años y me asomé por la ventana del edificio a gritarle a mis vecinos que yo pensaba que eran una partida de hijos de puta [no recuerdo si fue para un 31 de diciembre, pero dejemos asi], grité eso literalmente hasta que mi papá cerró la ventana y me regaño por ser grosera y hacer eso desde su casa, me dijo que podía gritar lo que quisiera cuando quisiera si lo hacía desde mi casa...Hoy miro atrás y al encontrarme con ese día me doy risa, estaba realmente desesperada, quería que una adolescencia que venía adoleciendo  desde  mas de 8 años,  terminara de una vez por todas.

Luego me resigné, no ayudaba con las decoraciones de la casa porque nunca se me dieron bien esas cosas, no entendia de diseño ni de estética así que solo observaba y de vez en cuando aunque a regañadientes ayudaba a pasar bolitas de colores, bolsas con adornos y toda esa parafernalia....y así pasaron los años y luego ya me era indiferente que existieran o no estas fechas, quizás me aproveché de la posibilidad de excusarme en el mes de diciembre para volverme una mierda, y entiendase por volverse mierda con tomar actitudes autodestructivas con el único obejtivo de no ser yo, la que se mataba la cabeza tratando de entender como tanta gente podía olvidar sus miserias y problemas y aparentar que todo en el mundo iba bien...Entendí más tarde que quizás esa era la magia precisamente, que aunque todo fuera mal, que el mundo estuviera patas arriba aún quedaba un momento en el año en que se dejaba eso a un lado para celebrar el estar vivo, y tomarlo como excusa para reunirse con los seres que se quieren de verdad para estrechar un poco los débiles lazos que a lo largo del año se van deteriorando por el descuido...

Mi cuerpo somatizaba el estres que dichas fechas me causaban, asi que mis defensas bajaban y aparecian fuegos en mis labios, era la única solución lógica que le encontraba a la recurrencia de estos incomodos amigos precisamente en los meses de diciembre y enero, ya que no podía culpar el clima o la resekedad de los mismos pues siempre llevo conmigo alguna barra humectante....en fin.. a donde quiero llegar es a que el año pasado extrañé ese calor que se suponía se desborda en las multitudes colombianas, ya que donde estaba para la navidad pasada parece que no importaba nada de lo que sucede normalmente para estas fechas en los barrios y calles y cuadras donde crecí, y me fui a dormir bastante temprano, mi mente estaba clara, y todo fue como un día más..me pareció aburrido, lo curioso es que siempre me la pasaba diciendo que quería que la navidad fuera solo un día mas y una vez que sabes de lo que hablas te das cuenta que realmente no sabes de lo que hablas, jajajja.

Hoy, 1 de diciembre me miré al espejo a las 6 de la mañana mientras me alistaba para ir a una tediosa clase en donde siento que no aprendo nada..y oh! sorpresa! en el extremo superior derecho de mi boca se exponía un patetico fuego, pensé que era una etapa superada pero por lo visto este decaimiento de los últimos días y el hecho de que diciembre vuelve y me abraza de esa manera tan absurdamente tediosa que me genera tanta ansiedad, ha sido de nuevo somatizada dentro de mi, pero en medio de todo el caos que anda por mi cabeza ultimamente quiero creer que es solo una coincidencia, y que si hay algo estable en mi vida y que aún no tendré el arrebato de cortarme el cabello o cambiarlo de color...y que la nieve seguirá siendo linda aunque nostalgica,...llega navidad y yo sin ti ♫ como dice la canción, sin ti que vengo a ser yo, porque siempre estoy ausente... de tanto que me busqué me perdí ...no se cual es el camino de regreso y por eso en estas épocas siempre me extraño...

Seré verdaderamente feliz el día en que sienta que diciembre no ataca las entrañas de mi fantasma, de mi sombra...por ahora contar los días en el calendario..esos días que ineludiblemente sabré tristemente desperdiciados cuando aprenda a soportar este dolor de crecer!

No hay comentarios: