sábado, 13 de noviembre de 2010

...

Yo no soy una persona patética y frustrada que se esconde tras una pantalla para lograr pretender tener una vida que no existe una vez se desconecta del internet. No, yo soy tal cual me describen estas palabras, este 1% de mi mundo que decido gritar sin temor. Tengo 26 años, ya pronto 27, pero nadie me cree, la gente suele gritar cuando pregunta mi edad y nunca he tenido necesidad de mentir sobre ella ya que conozco de antemano la reacción que tendrá el que lo pregunte, algunos solo lo intuyen cuando han cruzado una que otra palabra conmigo; no tengo problemas de comunicación, puedo establecer conversaciones de cualquier tipo con cualquier tipo de personas;  no tengo ninguna enfermedad que me aisle tanto psicologica como fisicamente, no soy ciclope, no tengo tres piernas, no soy anorexica ni tampoco tengo sobrepeso, no tengo problemas de aprendizaje, no soy ni he sido mala estudiante ni tampoco una persona detestable de esas que nadie quiere que se cruce en su camino, no he matado a nadie, nunca he estado en la cárcel por delitos mayores, solo aquellas veces en que los policías solían molestar adolescentes menores de edad sin documentos en noches de lunes de lluvias, pero eso no cuenta, no puedo decir que tengo una vida desgraciada y llena de privaciones, la lista sería quizas interminable y este post sería a su vez inleible y aburrido.

En resumidas cuentas, se puede decir que soy una persona normal, pero si tengo claro que no soy común o corriente, o al menos he intentado lo posible por no serlo, pero si tengo un problema...aunque no se con exactitud cual sea. Hoy me senté a comer sola, mientras observaba la gente pasar, me sentí rara, no se si triste o simplemente sola, pero solo se que fue tan extraño que decidí iniciar el enésimo blog de mi existencia, de mi corta existencia...tengo casi 27 años y estoy sola..sentada en una cafetería sola, a puertas del invierno que se supone me gusta, pero que ultimamente no dibuja sonrisas en mi rostro sino preocupación.

Nunca he creido en lo que la sociedad actual dictamina como vida normal a esta edad, no creo encajar en los estandares conformistas de: estudia, trabaja, cásate, ten hijos, compra una casa que durarás pagando el resto de tus dias y ya...siempre he huido a todo eso, pero eso no quiere decir que no tenga un lado idealista, de esos que se dejan conmover por las historias de amor, tengo miles de historias de amor en mi cabeza, tengo miles de amores platónicos sin llegar a ser groupie, sueño con encontrar mi principe azul, y se que no ha sido una prioridad en mi vida, y que me he encargado de espantar a los principes que han intentado aproximarse a mi castillo, pero sigo en mi constante busqueda...en medio de toda mi agresividad y rechazo hacia manifestaciones de cariño de forma evidente existe una romantica empedernida, que no solo cree que alguna vez encontrará ese brillo en los ojos de un alguien que le dará brillo a los suyos sino que cree que en medio de lo caotico que parece hoy el mundo  , la unica alternativa que tiene el ser humano para no perecer es aferrarse al amor, y aclaro que el termino no se refiere al hecho de la creacion de un vinculo sentimental con una persona, sino en sentido general.

Sin ir mas lejos, hoy me sentí sola, sin un brazo al cual hacirme, pero no por eso senti tristeza o amargura, solo curiosidad, porque al tener la certeza que en medio de 6 mil millones de habitantes existe uno que hacelerá mis pulsaciones, el saber que ese alguien respira en algun rincon del planeta me reconforta y  se que cuando lo encuentre este recuerdo, de la gente caminando mientras observo en solitario una noche de otoño en la ciudad de los vientos, no será mas que una imagen bonita, una imagen hermosa de mi eterna juventud.

1 comentario:

Jorge Andres dijo...

Cada vez que leo, siento que te conozco un poquitito mas...No es lamboneria, es lo que creo.

Te podria contar las veces que me he sentido asi...