lunes, 16 de agosto de 2010

Hoy!


NO, ella no desconectaba su mente facilmente y evitaba cualquier contacto físico ke la hiciera vulnerable. Cualkier manifestación de su fragilidad la horrorizaba...kería tener raspones en las rodillas y curitas en las manos, no andaba pendiente del esmalte de sus uñas y siempre las mantenía cortas...ella era conciente de su feminidad...pero no keria mostrarse débil, no por miedo a ke sus huesos se rompieran sino porque la máscara que mantenía era la que se habia inventado para protegerse.
Ella pocas veces encontraba palabras que la pudieran hacer mas fuerte, entonces se las inventaba ella misma y era en ese contacto fisico de pieles donde se rompía todo lo que creía ser para mostrar lo que realmente era...por eso solia amar con rabia...porque admitir que su deseo la había conducido a exponerse de esa manera le hacía pensar que era lábil
Si que lo era, ella era débil y frágil, pero al compararla con personas débiles y frágiles no podía entrar en esa categoría..era débil y frágil a su modo, mas fuerte y resistente que unas cuantas miles de personas que se cruzaban a lo largo de su vida....y quizás mucho más que esas antes las cuales hizo vulnerable su piel. Pero aquel día ya no le importó, extrañamente se sintió segura, segura de si misma y de poder dejar atrás esa sensación de tomar del mundo lo que había, para tomar lo que deseaba..y decidió perderse momentaneamente en ese olor a humo...que a su vez ayudó a cubrir sus debilidades y complejos..y fue libre...y sintió, y sonrío...y se dió cuenta que se sentía a gusto con la mujer en la que se había convertido a pesar de los raspones, las cortadas y los hematomas....a pesar de las sonrisas fingidas y de las máscaras de rudeza que de vez en cuando ocultaban su verdadero rostro y decidió dejar que las caricias fluyeran sin pensar en mañanas ni en ayeres, ni siquiera en presentes efímeros, solo respiro su piel y la de él...y amó como nunka, sin prejuicios, sin resentimientos, sin dolores, sin contratos, sin esperanzas, sin expectativas mas que la de dejar respirar cada poro...en ese momento, que era el único que ahora importaba...no pensó en que iba a hacer mañana ni cinco minutos después del fin...solo sintió su vulnerabilidad a flor de piel al son de las chispitas que salían del cable que hizo corto circuito y que fue el que le permitió desconectar su mente en aquel instante.

2 comentarios:

Papalot Perez dijo...

quiero decir que es muy bonito lo que acabo de escribir y me siento casi frejil casi dura... me siento "caradura". mua. la quiero

Juankmu dijo...

Todos somos especiales a nuestra manera, diría yo. Saludos