jueves, 18 de diciembre de 2008

Antes de que envejezca!!!


Decidí desandar de nuevo tus calles,
luego de más de quince años de ausencias
y no pude ser ajena a los cambios y al dolor de saber inexistente
lo poco material de mi pasado.

Fué una sensación realmente extraña,
mientras me sentaba en el sillón
que a mis cinco años me dejaba
sin la posibilidad de tocar el suelo,
ha cambiado el panorama y
quizás yo también lo haya hecho
...
aquella tienda que un día con mi padre hice abrir para comprar un helado, fue reemplazado por un almacen de repuestos
y el jardín en el que amenacé con arañar la cara a la profesora ya no estaba, y ni siquiera supe en que parte especifica estaba el rodadero al que alguna vez le tuve miedo.

Muchas cosas continúan igual,
el mismo paradero de colectivos azules, aunque ahora son más grandes para que quepa más gente, que también ha aumentado con el pasar de los años.

El colegio también en su sitio aunque aquel prado en el que solía correr y recortar flores amarillas para mi madre ya no existe...ha sido reemplazado por el aposento que ocupa el ser que me condujo a la remembranza de mi niñez.

El señor que corta las flores sigue siedo aquel, un poco más experimentado pero entero, tal vez más entero que muchas de las cosas que parecía perdurarían con el paso de los días y las noches.

El mundo es muy grande, y en todo lado hay gente, he crecido debo admitirlo, pero no puedo dejar de sentir nostalgia por aquellas mañanas en que cantaba mientras miraba sombras proyectadas en el piso y le preguntaba a mi papá por qué se veían grandes y alargadas, tardé quince años en comprender que eran más que un reflejo en el asfalto, y que lejos de ser una ilusión óptica si eran más grandes que nosotros.

1 comentario:

PALA dijo...

Ahora viajo a Bogotá luego de un año lejos y ya sé de algunas cosas que no estarán en su lugar... me basta con mencionar el Cine Teusaquillo: ... ahora, me han dicho, funciona un templo religioso... ya no pasan las imágenes de la imaginación volando, ahora la castran.
El tiempo parece que no da tregua.. y nosotros se lo permitimos.
---
PD: ¡Qué lindo lo que encuentro por acá!